Búsqueda personalizada

Una comida en el centro de la tierra

Teotihuacán es uno de los sitios arqueológicos más importantes de México. Una incógnita cuando se va a este bello lugar es dónde comer. A los alrededores de este bello lugar están incontables restaurantes y cafeterías. Muchos de estos negocios tratan de convencerte para que pases a comer en su localidad. Uno de estos restaurantes no necesita gran publicidad, su fama es suficiente: La Gruta.

La Gruta es un restaurante bellísimo que se encuentra, como el nombre lo indica, al interior de una caverna. Hay que bajar unas escaleras para adentrarse en la estancia subterránea. Ya dentro del lugar, las mesas están decoradas con mantelería blanca y coloridas sillas. Al fondo del lugar se encuentran muchas velas, a las que regresaremos más adelante.

Entrada arbolada al restaurante
Interior del restaurante con elementos y colores mexicanos

Se sirve comida tradicional mexicana. En esta ocasión ordené unos fideos secos al chipotle y un trío de quesadillas con relleno de temporada (en esta temporada era huitlacoche, queso Oaxaca y champiñones). Las personas que me acompañaron ordenaron ensalada de nopales, queso fundido con chorizo y un pollo deshuesado con adobo en hoja de plátano. De postre ordenamos flan y un tamal de xoconostle. También ofrecen aguas frescas de horchata, jamaica y xoconostle.

Agua de jamaica (roja) y la no tan común agua de Xoconostle (rosa)

La comida es muy sabrosa, aunque su fuerte no es la comida sino la estética de este bello restaurante. Es un buen referente de lo que es la gastronomía mexicana. El servicio es impresionantemente eficiente y rápido, casiindustrial. Desafortunadamente por lo mismo puede llegar a ser impersonal, aunque no por eso dejan de ser amables los meseros que atienden.

Sopa de fideo seco

Ensalada de Nopal con queso cotija y jitomáte

El restaurante ya cumplió hace once años su centenario, es parte de una leyenda prehispánica y se fundó en 1906. La Gruta, u Ozotl en náhuatl, hace referencia al útero, al origen de la vida. En este lugar, se dice, los tlatoanis, o gobernantes de esta región, bajaban para hablar con Xólotol, dios del fuego; quien guiaba a los muertos en su viaje al más allá e iniciador de la nueva vida. Por esto, la Gruta era considerado un lugar de renovación de la vida. Siguiendo esta tradición, los comensales podemos, al terminar nuestros alimentos, llevar nuestra vela al muro con las demás, colocar la nuestra y salir renovados.

Pollo deshuesado en adobo

Durante los últimos años el restaurante se ha ido extendiendo bastante, a tal punto que arriba de la Gruta también hay una sección de mesas y una tienda de recuerdos al lado de los servicios sanitarios. Sin duda es un lugar con mucha tradición en esta región del estado de México.

Visitar este lugar resulta una maravillosa opción si se decide recorrer el sitio arqueológico de Teotihuacán. La comida se disfrutará, pero la vista dejará atónitos a quien venga a comer a este delicioso restaurante. Es un mejor lugar que los de la zona, aunque a un precio más elevado.

Vela tradicional del restaurante para la renovación

 Conclusiones

Ambiente: Este restaurante es muy tranquilo. Comer al interior de una gruta es muy grato, además de que mantiene la temperatura a un nivel templado, cuando el clima en el sitio arqueológico tiende a ser
sumamente caluroso. Hay mesas adecuadas para grandes grupos de turistas, así como mesas para grupos más pequeños.

Servicio: Sumamente eficiente, como se mencionó con anterioridad. Se come más aprisa de lo normal
debido a que los platillos suelen estar listos en cuanto se solicitan. Lo negativo es que tiende a volverse servicio impersonal, hasta robotizado; aunque no por eso dejan de ser amables los meseros. Un trato más personal sería muy positivo para los comensales.

Alimentos: Son de alta calidad, además de ser comida tradicional mexicana, la presentación es muy estética. Una característica interesante es la velocidad a la que están listos. En este lugar la comida
no espera, lo cual es positivo si se llega con mucho apetito, lo que sucede fácilmente si se visitaron las pirámides.

Precio: La Gruta es un restaurante moderadamente caro. Sobre todo, si se compara con sus competidores en los alrededores del sitio arqueológico de Teotihuacán.

Conjunto de veladoras

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sigue viajando

Booking.com

6 comments

  1. He ido infinidad de veces as las pirámides, y sin embargo sus artículos al respecto me han inducido a pensar y regresar para ver otra vez esas maravillas pero con los ojos de zorro por el mundo, y sobre todo disfrutar una muy buena comida en el restaurante la Gruta.

  2. Yo no he ido a ese lugar. Es más, lo desconocía.
    Se ve atractivo y si no tarda el servicio, mucho mejor para después de haber caminado por las pirámides y pueblo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Booking.com