...
Búsqueda personalizada

Project Sunrise: Qantas reinventa los vuelos de larga distancia

Qantas es la aerolínea nacional de Australia. Por la remota posición del país de Oceanía, los vuelos para llegar y salir son un verdadero reto. Para muchos, llegar a este recóndito sitio de koalas y canguros representa escalas y un extenuante itinerario. Qantas busca remediar esta situación a través del denominado Project Sunrise.

A través del programa “Project Sunrise”, Qantas —junto con Airbus—, proyecta volar desde Sídney y Melbourne —las ciudades más grandes de Australia— a Nueva York y Londres. La primera, una ciudad imprescindible en los negocios, mientras que la capital inglesa tiene tantos lazos con la otrora colonia.

Qué es el “Project Sunrise”

Qantas le dio a el nombre Sunrise al proyecto de poder conectar Sídney y Melbourne con las metrópolis de Londres y Nueva York sin parar. Para esto Qantas convocó a las dos compañías de aeronáutica más importantes (y casi únicas) para ver quién podía ofrecer un avión para cubrir la ruta con seguridad: Boeing y Airbus.

El reto es contar con factibilidad técnica y viabilidad económica para tener el vuelo más largo del mundo. Actualmente este honor lo tiene Singapore Airlines con su ruta de Nueva York a Singapur Changi. Dicho vuelo es de más de 15,285 kilómetros y toma casi 18 horas.

Qantas busca un vuelo que sea de casi 17,000 kilómetros. Esto pareciera no ser mucho más, pero lleva a los aviones a su máximo desafío. También se necesita lograr que los pasajeros puedan estar alrededor de 20 horas en una aeronave.

Infografía oficial del proyecto

Historia

La historia del denominado Project Sunrise no es nueva. Qantas lleva varios años trabajando para hacer las rutas antedichas una realidad. Al principio publicó una convocatoria para que las aerolíneas llegan con una propuesta para estos vuelos que llevan a la aeronáutica civil a su límite (bajo la tecnología actual).

A las aerolíneas no les conviene diseñar un avión único para una ruta tan particular. Sin embargo, la publicidad derivada de esta ruta es importante. Para que financieramente funcione, Boeing y Qantas buscaron modificar algunas de sus naves con mayor alcance para poder lograr dicha epopeya. Incluso, Qantas realizó vuelos de prueba sin pasajeros.

En el caso de Boeing se esperaría que modificara un 787 o un 777 de largo alcance. Sin embargo, con los problemas recientes y la demanda, probablemente decidieron no perseguir este proyecto.

En el caso de Airbus, su modelo 350 ya contaba con un larguísimo alcance, por lo que modificarlo era técnicamente viable. Así, recientemente Qantas anunció a la compañía europea como ganadora para el concurso del mencionado “Project Sunrise”.

La Opera House, ícono de Sydnet (Foto: Pexels)

¿Qué esperar?

Lo primero que podemos esperar del proyecto Sunrise es una configuración muy poco densa. Es decir, no llevará tantos pasajeros para controlar el peso. Ahora que Qantas anunció la adquisición de 12 aviones A350-1000 modificados. Estos cambios implican que se llevarán 20,000 litros más de combustible.

A pesar de que se ha anunciado el esperado proyecto con bombo y platillo, la realidad es que estos vuelos empezarán en el 2025.  Por esto, todavía los viajeros requerirán tomar vuelos con escala para llegar a Sídney y Melbourne desde Londres y Nueva York.

La configuración del avión es poco densa. Se llevará solamente 238 pasajeros. Para que la aerolínea pueda sacar provecho financiero de este escenario se busca apostar por las cabinas más premium (que obviamente son más caras). Podemos esperar:

  • 6 asientos de primera clase
  • 52 asientos de clase ejecutiva (business).
  • 40 asientos de Premium Economy
  • 140 asientos de clase turista o económica.

Qantas además está proponiendo una zona de bienestar. Este concepto todavía suena raro, pero habrá que ver cómo funciona. La sección estará en la zona de clase turista, pero es accesible para todos los pasajeros.

Zona de Wellness

Asientos

La primera clase que se propone en las naves del proyecto Sunrise son unas suites con un asiento y cama por separado. Un poco parecido a lo que se encuentra en las suites de Singapore Airlines. Siguiendo la tendencia, tendrá puertas y un monitor de 32 pulgadas.

Los asientos en clase ejecutiva o business no se han anunciado todavía pero se espera que estén en una configuración 1-2-1 y también cuenten con una puerta.

Project Sunrise
Propuesta para la primera clase
Project Sunrise
Business Class o Clase Ejecutiva que se usa actualmente

Para premium economy se espera que haya una distancia entre asientos de 40 pulgadas (poco más de un metro). Esto es algo más de lo que ofrece la competencia en esta cabina.

Finalmente, la clase turista también tiene una configuración más amigable que lo que se encuentra en otras aerolíneas. El espacio es de 33 pulgadas entre asientos, es decir, de 83 centímetros. Lamentablemente en clase económica no hemos visto mucha innovación en los últimos años por lo que no esperamos que Qantas aquí sorprenda.

Project Sunrise
Premium Economy
Project Sunrise
Clase turista de Qantas

Conclusiones Project Sunrise

Ver innovación en la aviación siempre es interesante. Airbus puede sentirse afortunada de ser la compañía elegida para el famoso “Project Sunrise”. Si bien, todavía faltan algunos años para ver que se concrete, la industria parece buscar vuelos cada vez más largos.

¿Tomarías un vuelo de veinte horas o prefieres escalas?

Nota: Fotos de Qantas cortesía de la aerolínea.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Sigue viajando

Booking.com

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Booking.com
Optimized by Seraphinite Accelerator
Turns on site high speed to be attractive for people and search engines.