Búsqueda personalizada

El Museo Fitzwilliam, una joya británica

Diversas universidades alrededor del mundo cuentan con grandes museos donde exhiben parte de sus colecciones: la UNAM cuenta con grandes opciones como el MUAC, la Universidad de Yale cuenta con varios otros y la Universidad de Cambridge no es la excepción. De esta última, el Museo Fitzwilliam se lleva las palmas. Es como un pequeño British Museum en la campirana ciudad universitaria.

Historia del Museo Fitzwilliam

Fitzwilliam Museum
La colección del museo es bellísima


La historia del museo data del  año 1816 cuando Ricardo VII, vizconde de Ftizwilliam le legó su colección personal de arte a la Universidad de Cambridge al considerar que la casa de estudios debía contar con su propio museo.

En sus primeros años, el museo deambuló por espacios temporales hasta que en 1821 le compró al Colegio Peterhouse de la propia Universidad el terreno que hoy lo alberga en una de las calles más bellas de la  ciudad medieval. La construcción se inició en el año de 1834. La arquitectura del inmueble es neoclásica. Quien gestó el proyecto fue George Basevi, aunque no logró terminar de ver el edificio construído debido a que falleció en 1845. Robert Cockerell fue quien terminó la obra, y en 1848 abrió las puertas.

Fachada del Museo Fitzwilliam
Fachada del Museo Fitzwilliam

Varias veces al año, como el día del orgullo LGBT+, las paredes exteriores son iluminadas, al igual que diversos edificios cercanos. La experiencia visual es impresionante cada vez que se se pintan las fachadas con luz.

¿Qué encontrar en el Museo Fitzwilliam?

Hoy el museo cuenta con una vasta colección que abarca desde el antiguo Egipto, Grecia, el Imperio Romano (que llegó hasta la ciudad británica) y hasta arte contemporáneo. Entre sus colecciones destaca la donada por la familia Salisbury de cerámica. Además de la colección permanente, las temporales son dignas de visitar.

Las diversas exhibiciones de cerámica son sin duda un atractivo que hay que disfrutar: son amplias y de gran belleza. Si tu interés ronda más por la cuestión histórica, también podrás satisfacer tus inquietudes por la riqueza y variedad de sus piezas. Además de lo que ya se dijo, su sección asiática y africana es digna de cualquier museo de fama internacional.

Su colección de pinturas es igualmente impresionante, con una gran variedad de pintores italianos, especialmente pertenecientes a la escuela de Venecia. Su acervo pictórico holandés es también de alto nivel, contando con obras la talla de Rubens por mencionar alguno.

Para los viajeros que buscan ahorrar y pasar las mejores vacaciones, el museo tiene la ventaja que su costo de admisión es nulo: no cobran por ingresar. Sin embargo, las propinas son bien aceptadas para el mantenimiento del inmueble y las colecciones. Para un visitante normal, es posible dedicarle alrededor de dos o tres horas en el Museo Fitzwilliam. Obviamente, un amante del arte podrá estar todo el día.

Horario y ubicación

El horario de admisión es de 10:00 a 17:00 horas de martes a sábados. Domingos y días festivos abren dos horas más tarde. Descansan los lunes y pocas ocasiones como año nuevo y otras fechas festivas.

El Museo Fitzwilliam se encuentra en la calle de Trumptingon, muy cerca de la capilla de King’s College. Si se visita la ciudad universitaria británica, es una gran idea visitar este museo. Además, ya que se visita, enfrente encontrarán una cafetería llamada Fitzbillies donde podrán degustar el afamado Chelsea Buns, reconocidos a lo largo de la ciudad como uno de los mejores panes o un desayuno británico de alto nivel.

La ciudad de Cambridge se encuentra aproximadamente a dos horas en tren saliendo de King’s Cross Station en Londres. Como -casi- todo en Cambridge, el museo está relativamente cerca de la terminal y se puede acercar uno en camión o incluso caminando.

Conclusiones

Sin duda, este museo debería estar en los esenciales a visitar de Cambridge. Su colección la podría envidiar casi cualquier museo. La gratuidad de su entrada lo vuelve un atractivo incluso para ahorrar.

Si consideramos la arquitectura neoclásica de su fachada y su lujo interior ya es un edificio que vale la pena. Ahora considerando su acervo definitivamente es un recinto al que se le puede invertir tiempo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sigue viajando

Booking.com

3 comments

  1. Para variar me gustó mucho la la calidad de la reseña y sus fotos, sería interesante, ya estando en Londres visitar la universidad y la ciudad completa, incluyendo el museo reseñado

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Booking.com