Búsqueda personalizada

El arte de los boletos premio

Muchos de los viajeros, tenemos la ilusión de viajar gratis o gastando lo menos posible. Por eso las aerolíneas tienen programa de fidelidad. Es una estrategia para darnos un poco por todo el dinero que gastamos. Con dichos puntos, podemos acceder a noches de hotel, a compras por catálogo virtual o un vuelo gratis. Según el número de puntos acumulados es a lo que se puede aspirar. Lamentablemente, el proceso no es tan amigable.

Las vistas de los aviones son muy sorprendentes

Algunas aerolíneas, como Aeroméxico, te ofrecen subastas por tus puntos. Algunos premios pueden ser estupendos, pero como cualquier rifa, la probabilidad es baja. Si uno tiene puntos de más, puede ser que se pueda participar, pero si se tiene una meta, hay que evitarlo a toda costa, pues son distractores que nos alargan la espera. Es importante conocer cuál es nuestro objetivo y tenerlo bien claro.

 Otro punto fundamental es conocer el programa que usamos y cuáles son las aerolíneas asociadas, tanto en alianza como en convenio de puntos. Las alianzas más importantes son Star Alliance, Sky Team y One World. La mayoría de las aerolíneas de bajo costo no participan en alguna alianza, aunque pueden acumular puntos con ciertos programas. Por ejemplo, Blue Jet acumula tiene convenio con Singapore Airlines, Emirates o  Hawaiian entre otros. Debemos tener muy en cuenta cuál es la tarifa que pagamos y que acumula puntos. Lamentablemente no todas las tarifas generan puntos con aerolíneas afiliadas.

No todos los asientos de los aviones son iguales, algunas aerolíneas tienen mejores productos

Cuando compramos un boleto, hay que entender qué tarifa se adquiere. Tristemente, las aerolíneas han implementado sistemas en los que se generan millas o puntos con base en lo que se pagó del boleto y no en lo volado. Por ejemplo, la tarifa más económica de Delta, en vuelos dentro de Estados Unidos, no genera millaje; y en vuelos internacionales está muy penalizado. Sin embargo, viajar en las tarifas más caras, incluso dentro de la clase económica, puede generar entre 125 y 150% de puntos con respecto a lo volado.

 Ya que estamos en la acumulación de millas, no se debe de perder de vista si tienen fecha o no de caducidad. Es una pena, pero por ejemplo, las millas acumuladas para viajar en Lufthansa, se caducan a los tres años, a menos de que uno sea viajero elite (o se tenga tarjeta de crédito de marca compartida que no está disponible en la mayoría de los países de Latinoamérica). Los puntos Premier que se generan con Aeroméxico caducan a
los dos años si no hubo nuevos movimientos.

Conseguir upgrades puede mejorar un viaje

Una vez que llega el preciado momento de tener las suficientes millas, kilómetros o nombres similares, es momento de cambiarlo por el premio. Y aquí es donde se requieren muchas, muchas consideraciones.

 Las aerolíneas no ponen todos los lugares disponibles para un boleto premio. Normalmente seleccionan algunos asientos con éste fin y tal vez algunos más para que se rediman por líneas pertenecientes a sus alianzas. Para esto, hay que tener las expectativas muy claras: se requiere alguna flexibilidad en la compra del boleto, no se puede llevar a toda la familia numerosa con boletos premio y se requiere paciencia para pedirlos. Hay aerolíneas más amigables que otras para hacer esto, pero definitivamente hay que ser realistas y tener un plan B. Incluso, hay líneas aéreas que te permiten hacerlo en línea cuando se tienen rutas más o menos sencillas.

Hay que planear para conseguir el número de asientos deseados

Es importante recordar que por los boletos premios las aerolíneas van a cobrar los impuestos. Algunas compañías permiten pagar dicho gasto con más millas, pero otras lo van a pedir en efectivo y sin facilidades de pago. Por eso mismo, hay que tenerlo en cuenta, pues sería una lástima tener las millas y no poderlas usar debido a esto. Otra sugerencia es que usemos un boleto premio para rutas que valgan más la pena. Generalmente se agrupan por zonas, por lo que un vuelo de Norteamérica a Japón va a usar los mismos puntos: no importa que sea Los Ángeles, Tokio o Nueva York Seúl. Será más provechoso tomar las rutas con menos frecuencias pues generalmente son más caras.

 Hay que estar atentos a cuándo adquirir nuestro boleto premio, las aerolíneas tienen diferentes fechas para abrir la disponibilidad de sus lugares. Por ejemplo, la mayoría de las aerolíneas europeas abrirán sus lugares 6 meses antes, mientras que Aeroméxico tendrá la fecha disponible según el nivel de socio de sus clientes (normal, elite o elite plus).

 Los boletos premio, al igual que un boleto normal, tiene una vigencia establecida y no puede usarse después de ésta fecha: generalmente es de un año. Según cada compañía tiene reglas y restricciones con respecto al cambio de fecha o de pasajero.

 Con éstas consideraciones, será mucho más amigable el camino para adquirir y el disfrute de uno o varios  boletos premio que permitan conocer este planeta. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sigue viajando

Booking.com

2 comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Booking.com