Búsqueda personalizada

Etiqueta en el avión: cómo no ser ese pasajero que a todos molesta

En las épocas de antaño, viajar en avión era una experiencia glamurosa. Las personas se ponían sus mejoras prendas y ser parte del personal a bordo era envidiable. Por mencionar un ejemplo, cuando la Reina de los Cielos, surcó en los 70s por primare vez, en su versión 474-100, el espacio para los pasajeros de clase económica era de 34 pulgadas (86.3cm), y la configuración de los lugares era de 2-4-3. En comparación, hoy en las aerolíneas que todavía conservan el jet jumbo, el espacio promedio es de 31 pulgadas (78.7cm) con una configuración de 3-4-3. Por eso, la necesidad de etiqueta en el avión.

Ahora también debemos considerar las cuestiones de higiene. Ya que por periodo habrá medidas extraordinarias que debemos seguir como el uso de gel antibacterial y cubrebocas.

Espacio Personal
El espacio personal es muy preciado en el avión… y muy costoso 

Por una parte, las clases ejecutivas y primera han evolucionado positivamente, ofreciendo servicios suntuosos y asientos que brindan un sueño horizontal a 10,000 metros sobre el nivel del mar. Pero eso es para unos cuántos pasajeros, ya que también se han incrementado los precios para los asientos de lujo. El resto, si quieren sentir cómo era volar antes, tienen que pagar Premium Economy, y obviamente eso no es barato. También es cierto, que ahora se pueden encontrar verdaderas gangas para cruzar los océanos.

Asientos Austrian
El espacio entre asientos es cada vez menor

Lo que todos podemos hacer, es no ser ese horrible pasajero que vuelve una tortura el viajar para los demás. Una vez que nos resignamos a que los asientos son menos cómodos y con menos espacio, podemos sacar el mayor provecho a los vuelos. Podemos hacer algo por nosotros (cómo hacer más cómodo nuestro vuelo) y a la vez, tener ciertas reglas de etiqueta de un buen compañero de vuelo. Al final, todos vamos juntos en ese avión, sin importar si es un vuelo de cincuenta minutos o uno de dieciséis horas.

El pasamanos secreto

Los compartimentos superiores son más que compartimentos, tienen una barra para ayudarnos a caminar cuando tenemos que cruzar al baño. Así, no tenemos que ir jalando los asientos de los demás pasajeros que pueden estar trabajando, viendo una película o en los brazos de Morfeo. Muy pocos lo saben, pero este aditamento no sólo está en los aviones, también se puede encontrar en otros medios de transporte como camiones o ferris.

Pasillo SECRETO etiqueta en el avión
En la parte inferior del espacio para equipaje de mano, hay un pasamanos

Ahora que sabes este secreto, es más cómodo para uno y para los demás.

Independientemente de todo, es importante lavarse las manos o desinfectarse con alcohol si estuvimos tocando muchas superficies del avión.

Patear el asiento de enfrente

El espacio personal en el avión es limitado, y además es compartido. Queremos aislarnos y que nada nos moleste, pero tampoco debemos molestar a la persona de enfrente. Ya sea que nos queramos parar, usar el sistema de entretenimiento, cruzar las piernas (¿todavía se puede?) o acomodar; hay que saber que lo que más molesta es estar pateando el asiento de enfrente.

Patear
Se comparte el espacio de enfrente y atrás

Podemos realizar todo lo mencionado anteriormente, pero con la delicadeza de no estar perturbando. De la misma manera, los demás con el mismo grado de confianza no deberían de patear nuestro asiento.

Ser padres respetuosos

Viajar con infantes en un vuelo no es tarea sencilla. Como los que no viajan con bebés, debemos ser empáticos a que los tiernos seres pueden estar molestos por las condiciones del avión y por el cambio de rutina. Lo que no se vale son los padres que desatienden a sus retoños y los dejan a sus anchas, molestando a toda la cabina.

Es muy diferente un bebé o niño inquieto por el malestar a uno maleducado que sus padres no le dicen nada. Sin duda, es de las cosas que más les molestan a los pasajeros en el avión. De hecho, recientemente cuando a una señora le pedían calmar a su menor, ella respondía que le dijeran directamente al pequeño.

El buqué personal

Este es un tema delicado, y que requiere en cierto grado, autocrítica. Pero oler mal en un avión es de las cosas más molestas (o en cualquier parte). Por respeto a nuestros compañeros de vuelo, un mínimo de aseo permitirá que los demás no sufran con nuestra presencia. Tampoco es bueno sobre utilizar perfume, loción o eau de toilette, cuyos resultados pueden ser los mismos.

Buqué etiqueta en el avión
Estamos juntos con muchas personas durante el vuelo

Espacio Personal

Hay personas grandes, sin importar hacia qué lado y definitivamente no caben en un asiento convencional de 17 pulgadas de ancho y 32 pulgadas hacia enfrente. O menos si se trata de algunas aerolíneas low cost.  Al igual que el apartado anterior, es un tema delicado.

Pero es traumante estar junto a alguien que no cabe en su asiento y reduce el espacio personal. En caso de no poder adquirir dos boletos (es lo ideal), al menos buscar seleccionar el pasillo para poder extenderse hacia un espacio vacío y no al pasajero de al lado.

De la misma forma, poner los pies en el asiento de enfrente. Ponerlos debajo y maximizar el espacio personal no está mal. El problema es cuando uno invade y sobresale del asiento de enfrente o se explaya tanto que se molesta al vecino de al lado. Hay muchas personas que requieren ese espacio por su altura, y siempre pueden pagar por un asiento en fila de emergencia.

Sensibilidad del volumen

A muchos nos gusta llevar nuestro equipo de entretenimiento a bordo: ya sea que llevemos una excelente selección de películas, lista de canciones de antología o los juegos más entretenidos del año. Lo que no es válido es escucharlos sin audífonos o con el volumen tan alto que nuestros vecinos puedan escuchar todo a pesar de estar usándolos. Además de causarnos sordera prematura, es sumamente molesto para los que están en lo suyo, se quieren relajar o requieren dedicar su tiempo de vuelo en el trabajo.

Es importante seguir las recomendaciones del fabricante para no dañar nuestro sistema auditivo y de paso, no ser uno de esos pasajeros odiosos.

Otra forma es hablar o reír demasiado fuerte. En general, el ruido al volar mata la mayoría de los sonidos y eso permite tener un ruido blanco en la mayor parte de la cabina (a menos que alguien sea muy sensible a las turbinas, lo que sugerimos alejarse de ellas). Aun así, hay gente que se esfuerza en hablar demasiado fuerte o reír tanto que todos se enteren. Una conversación de cualquier índole, a un volumen normal no molestará a nadie.

Espacio etiqueta en el avión
El espacio personal es limitado a lo largo y a lo ancho

Ruidos extraños

Desde roncar hasta sorber mocos, no hay que ser de esas personas que están haciendo ruidos extraños que molestan a todos. En caso de tener un problema de salud, se pueden tomar las debidas precauciones y pedir un pasillo para ir al baño seguido y atender las vías respiratorias adecuadamente. Esto aplica también a la hora de comer.

Si uno ronca demasiado y no lo puede evitar, se puede escoger un asiento en salida de emergencia, junto a la ventanilla, la distancia del resto de los pasajeros ayudará a disipar las ondas sonoras.

Higiene

Los aviones no son los lugares más higiénicos que existen. Aunque las compañías que fabrican los aviones como Airbus y Boeing están desarrollando materiales más asépticos para comodidad y salud de todos. Pero por lo pronto, nos conformamos con la limpiadita (o falta de) que le toca el avión entre vuelos. Claramente algunas compañías ponen más énfasis en eso, por lo que no contribuir al caldo de virus y bacterias es necesario.

Una de las principales cosas es no cambiar pañales en la mesita de los asientos. Mucha gente descansa ahí, otros la usan para trabajar y la mayoría para comer. Si se puede ir al baño será mucho mejor. En caso de que no haya alternativa, siempre se puede usar una toalla desinfectante o gel al final.

Asimismo, si tosemos o estornudamos debemos taparnos con nuestro antebrazo y evitar la propagación de fluidos corporales. Si estamos muy enfermos siempre se puede usar tapaboca y evitar ser un foco infeccioso. Ahora, eso ya es obligatorio debido a la pandemia. Ya no es etiqueta en el avión, sino regla para volar.

etiqueta en el avión
Y luego uno quiere poner la cabeza

Respetar las instrucciones y a los sobrecargos

Ahora más que nunca, debemos de seguir las indicaciones del personal del avión. Esto es por el orden y bienestar de todos los pasajeros. Y ahora por la salud pública. Si nos piden usar gel o colocarnos el tapabocas deberemos realizarlo. La etiqueta en el avión es comodidad pero también higiene.

Asimismo es importante entender que las aerolíneas estarán buscando minimizar el contacto de su personal y los pasajeros para evitar contagios. Seamos conscientes de esto.

El botón de asistencia es muy útil, pero hay que saberlo utilizar. Si bien, es cuestión cultural y algunas aerolíneas lo aprecian más, se trata de presionarlo una sola vez y esperar a que nos atiendan.

Conclusiones Etiqueta en el avión

Las compañías aéreas hacen lo mejor que pueden para ofrecernos una experiencia agradable a bordo con base a las condiciones actuales del mercado (poco espacio, aeropuertos conglomerados, recortes, etc.). Sin embargo, hay pequeñas acciones que los pasajeros podemos hacer y nos ayudarán a todos.

En ciertas ocasiones una mala experiencia a bordo no es culpa de los sobrecargos. Sino de algún pasajero molesto que perdurará en la mente de quienes padecieron ese vuelo en particular.

Estando consciente de estas acciones y compartiéndolas, seguro tendremos mejores vuelos. La etiqueta en el avión es algo para que todos vayamos cómodos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Sigue viajando

Booking.com

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Booking.com